Señores diario Primicia

Atención. Armando Martí 
Coordinador de la SIP: 

En la edición que generosamente ustedes me hacen llegar, para el día 15 de marzo de este año 2013, el señor Armando Martí, una de las voces fuertes de vuestro diario, se queja en la página 8, párrafos del segundo al cuarto de dicha página y en la nota titulada, “Reunión de la SIP”,  de un supuesto formidable ataque contra la prensa crítica,  liderado por gobiernos como el de Argentina, que el señor Armando Martí en su calidad de coordinador de este sindicato de propietarios, compara con el gobierno de Fujimori, argumentando presiones y amenazas tributarias contra anunciantes, salida fácil de este gremio campeón mundial de la hipocresía, quien basado en “el secreto profesional” y protección a la fuente, para no presentar la prueba que justifique tan inteligente excusa que les inhabilitaría para acosar a gobiernos contrarios al consenso de Washington, los cuales día a día vienen sufriendo el cerco mediático; por cierto, gobiernos a los que les tocó reparar la arremetida de la dictadura militar, de sus antecesores que ayudaron a implementar el neoliberalismo en el caso argentino, desde Rafael Videla hasta Carlos Menem.
Curiosamente este es el mismo argumento de su santidad Pacho Vaticano (Jorge Mario Bergoglio), cuando en defensa del grupo Clarín desde el púlpito acusó al gobierno Argentino de querer imponer el pensamiento único, cuando de lo que se trataba era de eliminar el nada democrático privilegio del monopolio del papel periódico, heredad sacrosanta dejada por un régimen que hizo marcas mundiales en el genocido, secuestro, tortura y robo de los hijos de sus víctimas, y contra los cuales el ahora príncipe del solio de Teodosio y Constantino – jamás de Pedro el pescador apóstol de las sagradas escrituras- nunca osó elevar su voz critica, por el contrario, voces autorizadas y dignas como las de la familia Mignone o las Madres de Plaza de Mayo, entre otros, lo relacionan con homenajes a dictadores como Emilio Massera, incluyendo su militancia en Guardia de Hierro un grupo paramilitar como las SS nazis.
La SIP y este informe de Armando Martí, son los directos destinatarios de una parábola de Jesucristo, porque no sólo actúan como los farisáicos sepulcros blanqueados del Sanedrín, sino como aquellos que miran la paja en el ojo ajeno, pero no la viga en el propio ojo – sí hubiese algo de cierto en el supuesto negado de sus lloriconas acusaciones: ¿Acaso hay periodismo “crítico” en Caracol y RCN, convertidos en relacionistas públicos y portavoces del ministerio de defensa y del gobierno colombiano por extensión, cuando se han dado casos comunes de agresión a la ciudadanía en las marchas contra el TLC, entre otras? 
Por ejemplo: ¿Hay algo de periodismo crítico en el Nuevo Heradl de Miami y CNN, dedicados a tareas poco dignas como el acoso mediático a un enfermo en cuidados intensivos, como el ahora difunto Hugo Chávez en donde no se escatima aún, el chisme difamatorio en cadena desde ABC de Madrid hasta El Colombiano de Medellín? ¿Se puede considerar periodismo crítico la labor de Globovisión que no sólo participó junto a una decena de medios más como El Nacional de Caracas, en el golpe de estado del año 2002 contra Hugo Chávez y ahora confiesa ante cámaras como cuando el golpe, que hizo todo lo que pudo por sacar a Chávez del poder?, un propósito en el cual no se escatimo el llamado a rebelión, ni el montaje de noticias… ¿En qué se diferencia de la propaganda goebbelsiana o macartizadora, la labor de muchos medios afiliados actuales y de la SIP como institución?
Serían muchos más interrogantes, pero una cosa sí es segura: no se puede pedir peras al olmo. La SIP desde sus orígenes no respondió a ningún propósito noble para defender, ni proteger la libertad de expresión, sino fue una pantalla de un señor ligado a la CIA como Jules Dubois, parte de una estrategia para construir “una sociedad civil”, dispuesta a garantizar la “libertad de empresa” y de los dueños de medios a chantajear o preparar golpes de estado e invasiones, como las sufridas por Vietnam, República Dominicana o el Chile de Salvador Allende, donde El Mercurio jugó un papel importante junto a ITT de USA, para empujar a una opinión pública a convalidar un golpe de estado y a la posterior dictadura sanguinaria de Augusto Pinochet. NTN 24 horas, por ejemplo, tiene de periodismo crítico lo que yo tengo de uribista, o lo que el diario El Comercio tiene de equilibrio profesional ante el fallido golpe de estado contra Correa y la posterior guerra sucia de rumores.
La criticidad que la SIP exige la sea protegida es directamente proporcional a la enorme deuda de autocrítica que este gremio tiene con todo un continente y hemisferio, envenenado de propaganda en Colombia, que terminó por adorar a sus verdugos laborales y militares como sucedió con el gobierno de Uribe, que mantuvo altos índices de popularidad gracias a la eficiente labor de marketing político de la SIP, que jamás impulsó una corriente crítica cuando bajó los salarios de la clase obrera, cuando los falsos positivos o la persecución contra periodistas como Fredy Muñoz, Hollman Morris y William Parra entre otros, señalados como “terroristas” o “estafetas de la guerrilla” por Álvaro Uribe, tal vez porque su gestión fue un “mal necesario” para concretar las condiciones de la pax romana en el latifundio recargado contra los campesinos  y los nuevos TLC que Santos su heredero con honores, pudo concretar por triple partida.
El día que jamás llegará en que la SIP haga autocrítica, NTN 24 horas de RCN, recibiría un fuerte llamado de atención y todos ustedes le pedirían perdón a la humanidad y pueblos como el de Siria, Libia, e Irak, cuyas invasiones y genocidios apoyaron desde la labor de un periodismo que deja de existir cuando hay ausencia de ponderación; y un gremio que cooptó la representación de la libertad de expresión como la SIP, se puso a repetir como portavoz de la OTAN, las posiciones justificatorias de un genocidio por parte de los aliados del consenso de Washington: ¿de cuál periodismo crítico entonces habla la SIP? ¿Acaso de la forma tan humanitaria como el señor Danilo Arbila su presidente actual, trata a sus empleados del diario en Ecuador? Danilo Arbilla, para quienes no lo conozcan de a mucho fue un personaje con oscuro pasado, cuando hizo el nada democrático papel de perseguidor y clausurador de 24 medios informativos en Ecuador durante la sangrienta dictadura de Bardaberry, de cuyo gobierno hizo parte.
Atentamente:
Nicolás Ramón Contreras Hernández. 
CC.92.226.628 de Tolú- Sucre. Ciudadano Afroabiayalense Independentista de la Región Caribe en la República de Colombia. RED INDEPENDENTISTA DEL CARIBE. Observatorio Independiente de medios y estudios académicos desde perspectiva de género y etnia?
Con copia a la página Web de la SIP
Referencia: 

2013/3/15 primicia inmediata <primiciainmediata@gmail.com>

Primicia

Anuncios