Por fin la OMS alerta peligro de compuestos de uso diario: champús,

cremas, cosméticos!

Publicado en 20/02/2013 por despierten

0

alergia-cosmeticos1

Componentes de plásticos y cremas suponen una "amenaza global" por sus

efectos en la salud

Estas sustancias químicas simulan la acción hormonal y pueden provocar

enfermedades

REPORTAJE: Plastificados, por Lola Huete Machado

Los disruptores endocrinos son unos compuestos químicos capaces de

simular el comportamiento de las hormonas. Entre ellos están los

ftalatos, empleados en la industria como ablandadores de plásticos,

las benzofenonas, que se encuentran en los filtros ultravioletas de

las cremas solares, los parabenes, usados para extender la caducidad

de productos cosméticos como los champús, o el bisfenol A (BPA)

presente en plásticos (policarbonato y resinas epoxi).

En los últimos años, estas sustancias están siendo objeto de una

atención creciente para determinar sus implicaciones en distintas

enfermedades, especialmente relacionadas con problemas metabólicos.

Ayer, el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP por

sus siglas en inglés) y la Organización Mundial de la Salud anunciaron

el contenido de un informe encargado a 16 especialistas para evaluar

las evidencias científicas relacionadas con los efectos de estas

sustancias. Una de sus principales conclusiones es que estos

compuestos químicos son una "amenaza global" de la que hay que estar

pendiente.

El documento apunta la existencia de unos 800 componentes que causan o

son sospechosos de producir alteraciones en la regulación hormonal.

Solo "una pequeña fracción" de ellos, advierten los investigadores,

han sido analizados para comprobar los efectos que provocan en la

salud de las personas.

En 2002 se elaboró un informe similar al presentado ayer. Entonces no

se pudo ir más lejos de plantear la "débil evidencia" que existía de

que la salud se viera afectada negativamente por la exposición a los

disruptores endocrinos. Diez años después, los resultados son

radicalmente distintos. Los investigadores plantean abiertamente que

hay nuevos indicios que vinculan a estos compuestos quimicos con

problemas reproductivos (ya sea por infertilidad, tumores o

malformaciones) o con efectos sobre la tiroides, el funcionamiento

cerebral, la obesidad y el metabolismo.

La actividad disruptora, insisten, va más allá de alterar mecanismos

de acción de los estrógenos y los andrógenos o la actividad de la

tiroides. Por ello, los especialistas convocados por la OMS y Naciones

Unidas plantean posibles vinculaciones con problemas reproductivos

masculinos o femeninos (no solo en humanos, incluso los vinculan a

caídas demográficas de especies animales). Pero también hacen alusión

a alteraciones relacionadas con el desarrollo neuronal, desórdenes

inmunitarios o metabólicos. E incluso tumores vinculados con

alteraciones hormonales, a pesar del desconocimiento que, indican,

existe sobre el origen de estas neoplasias.

Trabajos previos ya habían mostrado evidencias de que algunos de los

disruptores hormonales están detrás de los procesos de acumulación de

grasa en el cuerpo.

Anuncios