Constituir el Poder popular y el Estado Comunal para evitar las desviaciones socio económicas.

Por: Freddy Marcial Ramos.

Con la lamentable enfermedad que afectó gravemente a nuestro Cmdt. Presidente Chávez y que hoy día ya ha venido superando con gran éxito gracias a la maravillosa ciencia médica tanto cubana así como otros brillantes médicos y médicas del mundo que hoy han logrado recuperar la buena salud del Cmdt. Presidente de nuestra República Bolivariana de Venezuela; ante este lamentable acontecimiento histórico que está confrontando en estos momentos nuestro País, se han venido generando un conjunto de situaciones políticas, que vienen afectando directa e indirectamente al pueblo humilde, a la clase social económicamente débil; a pesar que el Vicepresidente Ejecutivo de la República Sr. Nicolás Maduro Moro, ha venido realizando junto al equipo ministerial un gran esfuerzo por continuar la normalidad política y la gobernabilidad de la Nación, pero lamentablemente se han dado situaciones anormales tales como: amento desmedido del costo de la “Cesta básica alimentaria” y la persistente e incontrolada actitud anti patria de una buena cantidad de comerciantes inescrupulosos que con la excusa de la devaluación del bolívar como moneda nacional al llevar el valor del dólar de 4:30 Bs. a 6:30 Bs.,  con esa excusa repito, aumentaron de un día para otro los precios de los alimentos, por encima del 30%.

Esa actitud conspirativa y anti patria, la han realizado los productores de alimentos, los importadores y los comerciantes, porque desafortunadamente el Estado socialista revolucionario, has hoy no le ha aplicado todo el peso de la ley a esos “Delincuentes de corbata blanca”; tanto INDPABIS, ni el Ministerio Público y menos los Tribunales de la Nación, se han dignado de llevar a la cárcel a esos violadores de la ley, hambreado res, especuladores y estafadores del pueblo.

La ausencia del Cmdt. Presidente ha generado en nuestro pueblo incertidumbre; pues el tecnocratismo y el excesivo centralismo en la toma de decisiones de carácter económico y político, le ha permitido a lo anti patriótica oposición política y económica, hacer con el interés  del pueblo, lo que le viene en ganas; pues tanto el Ministerio de Alimentación, así como el Ministerio de Comercio a nivel de las regiones, no han sido lo suficientemente eficaz para tomar con suficiente antelación las previsiones requeridas para evitar el aumento violento de la variable inflacionaria, la escases de productos básicos de la dieta diaria, tales como: Azúcar, Harina de maíz, Pollo, café, Margarina, arroz, carne, huevos, entre otros, además de la escases de medicinas y aumento abrupto de sus costos; es tan alarmante la situación que aquí en Guayana los supermercados y abastos administrados por las instituciones ministeriales del Estado tales como: PDVAL, BICENTENARIO, ABASTOS VENEZUELA y MERCAL, también carecen de buena parte de los productos alimenticios básicos; mientras que en los comercios privados, cuando por casualidad se encuentran estos productos, tanto en los supermercados, los abastos, las bodegas y los inescrupulosos “Buhoneros”, venden los mismos a precios que les viene en ganas; pues saben muy bien que no hay autoridad alguna que le aplique la sanción correspondiente como debe ser.

Todas estas anormalidades de carácter gubernamental, pudieran ser solucionadas si el proceso revolucionario socialista desarrollado fundamentalmente por el pueblo en la calle y desde los diversos espacios de lucha, definitivamente se organiza para lograr lo antes posible la toma definitiva del poder político económico, tal como lo determina el art. 5 de la CRBV, que al respeto plantea: “La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente en la forma prevista en esta Constitución y en la ley, e indirectamente, mediante el sufragio, por los órganos que ejercen el Poder Público.

Los órganos del Estado emanan de la soberanía popular y a ella están sometidos”. Ya que si está realmente organizado en los espacios de poder, puede sustentar su soberanía alimentaria desde la producción de sus alimentos, hasta la distribución y mercadeo de los mismos; ya que podrá elegir y revocar a la autoridad negligente e incompetente, que ha venido distorsionando y perturbando el eficaz y justiciero desarrollo de la revolución socialista bolivariana en materia alimentaria, tal como la ha conceptualizado nuestro Cmdt. Presidente Hugo Chávez; evitando las desviaciones conceptuales y doctrinarias del fundamento socialista bolivariano.

 

Contra el tecnocratismo, el verticalismos en las decisiones políticas y centralismo en la administración de los recursos económicos del Estado que son del pueblo, debemos luchar por lograr la des concentración de los recursos financieros orientados al desarrollo económico definitivo de las comunidades y de los sectores económicamente débiles; el pueblo revolucionario bolivariano debe luchar para eliminar a las "Mafias dirigencia les" y "el lobby" que en el alto poder político vienen destruyendo el deseo ideológico del Cmdt. Chávez de asignarle real poder al pueblo   humilde de nuestra patria, la revolución socialista debe orientarse de una vez por todas hacia la real construcción del Poder Popular y el Estado Comunal.

Anuncios